Osteopatía para tu hernia discal

Osteopatía para tu hernia discal

En nuestra clínica de fisioterapia y osteopatía en Hortaleza realizamos tratamientos especializados para aliviar las molestias que se derivan de las hernias discales. En este post te vamos a contar lo que puede hacer por ti la osteopatía si sufres esta lesión, tanto en la zona lumbar como en la cervical.

Como seguro que sabes una hernia discal se produce cuando tiene lugar el desgaste y/o el desplazamiento de los discos que tenemos en nuestra columna y que sirven para amortiguar y permitir los movimientos. Los dolores que se derivan de ellas pueden ser de distinta intensidad pero la mayoría de ellos son crónicos y resultan muy molestos, especialmente cuando radian hacia brazos o piernas o cuando causan la inmovilidad de los miembros y sensación de hormigueo en ellos.

En estos casos, está comprobado que acudir a una clínica de fisioterapia y osteopatía en Hortaleza como la nuestra puede ser la mejor solución para aliviar esas molestias, controlar la hernia, mejorar la movilidad y disfrutar de una mejor calidad de vida.

¿Y cómo actúa la osteopatía ante una hernia discal? La osteopatía es una terapia alternativa natural que resulta muy eficaz para el tratamiento de todo tipo de hernias. Las sesiones de osteopatía para pacientes que sufren hernias consisten en la manipulación manual de los segmentos vertebrales afectados para aliviar el dolor y restablecer la movilidad de la zona. Los tejidos blandos y las articulaciones serán tratados mediante técnicas manuales específicas que en ocasiones pueden ayudarse de rodillos o ventosas. 

Los tratamientos osteopáticos en hernias discales resultan muy positivos para la mayoría de los pacientes que experimentan una gran mejoría, notan cómo el dolor se reduce y cómo los problemas de movilidad comienzan a remitir desde las primeras sesiones. Si padeces una hernia de disco, ven a vernos antes de tomar decisiones más drásticas. En Ansón Manuel podemos conseguir que tu nivel de dolor se reduzca para que puedas llevar una vida prácticamente normal.